PLANTEAN CREAR UN PROGRAMA CONTRA LAS ADICCIONES TECNOLÓGICAS

Guanajuato, Gto. – La diputada y el diputado que integran el grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México presentaron una iniciativa para reformar la Ley de Salud del Estado de Guanajuato y crear un programa contra las adicciones tecnológicas.

En su exposición de motivos, la diputada Vanessa Sánchez Cordero manifestó que la adicción tecnológica se caracterizaba por un uso abusivo de las nuevas tecnologías, como el ordenador, Internet, móvil, videojuegos y redes sociales, afectando a todas las áreas de la vida del sujeto.

Dijo que era poco frecuente que una persona reconociera que era adicta a algo, y más si ese algo eran cosas tan nuevas y generalizadas como los videojuegos, Internet o los teléfonos móviles, entre otros. Asimismo, precisó que el uso de la tecnología podía reportar beneficios individuales, sociales, familiares, laborales y académicos, pero el abuso podía ocasionar un empobrecimiento significativo de dichas áreas.

“Cuando una persona abusa de la tecnología suele producirse un empobrecimiento psicológico como consecuencia de la pérdida o deterioro de las actividades off-line y las relaciones sociofamiliares”, indicó Sánchez Cordero.

La legisladora enlistó una serie de consecuencias individuales que pueden producirse por el uso problemático de las tecnologías y precisó que la tecnología dominaba la vida de las personas.

“Nos despertamos con ella y nos acostamos con ella. La tecnología tiene efectos negativos a nivel individual, social y político. El 27% de los adultos se considera adictos; el 48% se ve en la necesidad de contestar inmediatamente a mensajes o alertas de sus redes sociales. Las cifras entre adolescentes son del 50% y el 72%, respectivamente. Además, en torno al 75% de los padres afirman que discuten con sus hijos por el uso de los móviles”, subrayó.

En ese sentido, mencionó que países como Japón, España y Suiza ya habían tomado cartas en el asunto, y que la Organización Mundial de la Salud había realizado una consulta de la cual incluyó, en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud (CIE-11), una clasificación de enfermedad 6C51 identificada como trastorno por uso de videojuegos, por medio de la cual se puede diagnosticar el trastorno por el uso de videojuegos.

“Es importante destacar que las tecnologías no son ni buenas ni malas, sino el uso que se hace de ellas y es precisamente en solo algunos equipos tecnológicos que el ser humano puede verse seducido poco a poco, hasta pasar a un hábito y luego una adicción, provocando desordenes fisiológicos, mentales y problemas sociales en la familia, en el trabajo y con todo nuestro entorno”, señaló la congresista.

También argumentó que, debido a la reciente expansión de las nuevas tecnologías y plataformas virtuales, los niños y adolescentes eran las personas más vulnerables debido al mayor uso que hacen de las mismas, así como a la naturaleza extremadamente reforzante de los mundos virtuales.

“Es necesario y urgente atender este tema, pues del plano virtual ya paso al plano psicológico y fisiológico, ocasionando en estos momentos diversos problemas de salud, por lo que debemos contar con los elementos normativos que nos ayuden a combatir y frenar este mal al que nos enfrentamos todos nosotros sin distinción de edad o género”, enfatizó.

Finalmente, Sánchez Cordero precisó que proponían modificar la Ley de Salud estatal para regular e implementar en la entidad un programa que combata los problemas de salud contra las adicciones tecnológicas, que tenga como finalidad educar, prevenir y tratar a las personas con adicción tecnológica, definiéndola como aquella que se caracteriza por una obsesión, ansiedad o trastorno de la persona de estar enlazado a la internet, a través de una computadora, pantalla electrónica o dispositivo móvil, en los que se proyectan imágenes, videos y se ofrecen plataformas digitales de comunicación global como las redes sociales, videojuegos, compraventa y renta de bienes, entre otros. En el mismo sentido, cuando la persona tiene una obsesión, ansiedad o trastorno por el uso de videojuegos de forma persistente o recurrente, predominantemente fuera de línea o internet.

La iniciativa fue turnada a la Comisión de Salud Pública para su estudio y dictamen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s